Sin lugar a dudas, Ensenada es un puerto que enamora a cada uno de sus visitantes por la interesante fusión de microclimas, regiones de montaña, mar y desierto. Su deliciosa gastronomía, proyectos vinícolas, cerveza artesanal y naturaleza, son parte de la magia de este destino ubicado en el noroeste del país. Si no conoces Ensenada y estás por hacerlo, a continuación te sugerimos cinco actividades que deberías hacer en tu primera visita. 

Enoturismo

Ensenada produce la mayor cantidad de vino mexicano en el país y cuenta con más de 150 casas vinícolas, todas abiertas para hacer una degustación de diferentes vinos tintos, blancos y rosados. El clima mediterráneo, los restaurantes y las imponentes vistas de las colinas de los valles son el plus para esta reconocida Ruta del Vino a nivel internacional. 

Esta ruta contempla diversos valles con hectáreas de vid sembrada, en donde además de pasar una increíble tarde con tus amigos catando vinos, puedes realizar algunos recorridos por las cavas subterráneas, caminatas entre viñedos, paseo en carreta, hacer tu propio vino y pasear a caballo, entre otras actividades. Considera que esta visita no sólo te dejará una gran experiencia, sino un gran conocimiento sobre el mundo del vino mexicano.

El mejor desayuno del mundo

Sin duda antes de empezar un recorrido por los viñedos del Valle de Guadalupe, debes visitar La Cocina de Doña Esthela, nombrado en el 2015 como el sitio con el Mejor Desayuno a nivel mundial, por FoodieHub, espacio que integra algunos de los más relevantes críticos gastronómicos en la actualidad.

Su brillante cocinera, Esthela Bueno, te llevará a un viaje extraordinario de sabor con un menú de comida tradicional mexicana integrado de platillos como delicioso borrego tatemado, machaca con huevo, enchiladas, gorditas, omelettes, empanadas, birria, esponjaditos pancakes de elote y café de olla, por mencionar algunos de los platillos que te aseguramos te robarán el aliento.

Las famosas “Carretas de mariscos”

El Puerto de Ensenada se ha caracterizado por su indiscutible gastronomía especializada con mariscos frescos y equilibrio de ingredientes del campo, por ello la mejor forma de conocerlos es acercarte a una de sus famosas carretas callejeras de mariscos, auténticas carretas de madera o metal ubicadas a solo unas cuantas cuadras del centro de la ciudad, perfectas para deleitarte con la pesca del día.

Carretas como La Guerrerense, Mariscos El Güero, El Tío Toño, El Gordito y El Coyote, entre otras son la mejor opción para comer ceviches, aguachiles, cocteles, tacos de pescado y mucho más, pero la oferta imperdible es una popular tostada de mariscos. Cada sitio tiene su propio toque, increíble acidez, aderezos y salsas especiales con más de 25 ceviches que pueden ser de camarón, pulpo, callo, almejas, pescado, atún, caracol, mejillones, ostiones, almeja, erizo, almeja chocolate, bacalao, pepino de mar, pata de mula o mezclas que solo creías existían en tu imaginación. No pierdas la oportunidad de probar una en cada carreta, aunque no lo creas, todas tienen su toque y saben distinto.

Una cheve ensenadense

El movimiento de cerveza artesanal de Baja California ha crecido exponencialmente gracias a sus ingredientes y talentosos creadores y uno de los mejores lugares para disfrutarla es en Ensenada, ya que cada día siguen innovando la experiencia de degustar una cerveza bien fría en espacios auténticos como tap rooms o beer gardens que te transportan por su decoración industrial, artística o campirana, o por encontrarse rodeados de playa, viñedos, olivares, tanques de cerveza, buen ambiente y acceso a especialistas que pueden recomendarte que tomar si es tu primer acercamiento o si eres un conocedor.

Proyectos refrescantes como Cervecería Wendlandt, Agua Mala, Cervecería 159, Misioneros, Media Perra, Zombie Brew Labs, Cuatro Veintes, El Chivo Gruñón, Transpeninsular, Lucky Irish Pub, son solo algunas de las cervecerías con agradables sitios para pasar la tarde, cambiar tu visión de la buena cheve y gustar variantes que permitirán a tu paladar enamorarse.

Hospedaje mágico

La experiencia de un viaje no puede estar completa sin el hospedaje adecuado, pero nada valdrá más la pena que una opción de glamping o de hospedaje alternativo en medio de la naturaleza, una aventura segura que le quita lo aburrido a las veladas mientras estas en espacios abiertos, rodeado de viñedos y estrellas, pero sin dejar de contar con todas las comodidades de un hotel.

Entre las posibilidades más divertidas se encuentra Agua de vid, un sitio ideal con una decoración bohemia estilo rústico-industrial, habitaciones de lujo o glamping estilo casa de campaña amplia, bar, fogatas, fiestas de música electrónica.  Otro plan puede ser dormir una habitación roca en Oeno wine lodge posee una especie de cabañas con forma de auténtica piedra que se distribuye orgánicamente con el paisaje, cuenta además con experiencias de experimentación aromática y restaurante gourmet.

Desconectarte un poco del mundo y gozar de Ensenada es posible a tan solo un viaje en auto de 2 horas del Aeropuerto internacional de Tijuana. Este destino del Pacifico es una garantía total para fascinarte con olores, colores, sabores y experiencias para vivir cualquier época del año, durante un fin de semana.