• Chichén Itzá es un milagro humano que conjuga profundos conocimientos de astronomía, matemática, acústica, física y una gran motivación religiosa.
  • El fenómeno del equinoccio en el templo de Kukulkán en Chichén Itzá solo puede ser posible en Yucatán, ya cruza el meridiano 90 por este estado.

El templo de Kukulkán en Chichén Itzá fue declarado como una de las siete Maravillas del Mundo Moderno y desde 1988, la zona arqueológica está inscrita en la Lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Centro de la cultura maya que es un auténtico milagro humano que conjuga profundos conocimientos de astronomía, matemática, acústica, física y una gran motivación religiosa.

Chichén Itza, en su época de mayor esplendor, fue la ciudad más poderosa de la península de Yucatán.  Su nombre proviene del maya yucateco, el cual se traduce como “boca del pozo del brujo de agua”; hoy es posible contemplar los logros históricos de una civilización que despierta el asombro, sigue atrayendo a un sinnúmero de turistas mexicanos e internacionales y es motivo de investigaciones que insisten en arrancarle nuevos secretos.

Solo basta estar en el lugar y en el momento correcto para contemplar un espectáculo que sin exageración es único en el planeta. En el mundo se le conoce como el equinoccio en el templo de Kukulcán, un fenómeno en el que se puede ver cómo  descienden los rayos del sol y recorren las escalinatas para iluminar el cuerpo de una imponente víbora cuya enorme cabeza de piedra reposa al nivel del piso con las fauces abiertas.

Esta maravilla, única e irrepetible, no se podrían dar en ningún otro lugar porque solo las características de la península yucateca lo hacen posible, al cruzar el meridiano 90, el cual señala uno de los husos horarios del mundo y define, ni más ni menos, la hora de México. 

Actualmente entre sus atractivos, se encuentra el show de luces y sonido “Chichén Itzá, Noches de Kukulkán”, siendo un espectáculo de videomapping sobre el Castillo que cuenta la historia maya de dioses y humanos, ritos y costumbres, el cosmo y las matemáticas descubiertos por los nativos.

Todos los mexicanos, en especial los yucatecos, se sienten inmensamente orgullosos de Chichén Itzá, cuya imagen se conoce en todo el mundo y atrae a miles de viajeros cada año.

Desde su reapertura en septiembre del 2020 hasta diciembre del mismo año, recibió a 300,000 visitantes, bajo la nueva normalidad, aplicando los protocolos de bioseguridad necesarios para cuidar la salud de todos los turistas. 

Las 7 Maravillas del Mundo Moderno fueron elegidas por más de 100 millones de personas de todo el mundo, a través de una votación abierta por Internet, las maravillas se dieron a conocer en orden aleatorio por la New Open World Corporation (NOWC).