Iniciará con una oferta de dos vuelos semanales.

A partir del 14 de octubre, Aeroméxico realizará vuelos directos entre Tijuana y Cancún, con una oferta de dos frecuencias semanales.

 Tijuana es considerada la capital de la cerveza artesanal en América Latina y es también la frontera más visitada del mundo, siendo el principal cruce fronterizo entre México y Estados Unidos.

Por su parte, Cancún es un destino reconocido a nivel internacional por su inigualable mar de color turquesa, su cultura maya y su riqueza natural que va desde, cenotes y manglares, hasta selva, donde se pueden disfrutar diversas actividades y aventuras.

El Ing. Darío Jesús Flota, Director General del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo comentó que “El vuelo de Tijuana a Cancún nos va a permitir seguir recibiendo a los visitantes de esa ciudad tan importante en un número creciente de turistas fronterizos hacia nuestras playas del Caribe Mexicano. Esperamos que este nuevo vuelo sea muy exitoso y recibamos a mucha gente de Baja California que decida venir a pasar sus vacaciones.”

 “Para Baja California representa una gran oportunidad ofrecer más opciones y estamos muy entusiasmados con la apertura de esta nueva ruta “Tijuana – Cancún” de Aeroméxico, pues contribuirá a fortalecer la conectividad de nuestro estado, haciendo cada vez más accesible a la ciudad de Tijuana para el creciente número de viajeros desde diferentes destinos” señaló el Lic. Mario Escobedo Carignan, Titular de la Secretaría de Economía Sustentable y Turismo.

“Estamos seguros de que esta nueva ruta fomentará la actividad turística y de negocios entre estos dos grandes destinos y seguiremos operando bajo los más altos estándares de salud e higiene” comentó José A. Zapata, Director de Ventas México y JCA de Aeroméxico.

 Con la incorporación de esta nueva ruta, la compañía tendrá más de 85 vuelos semanales al Caribe Mexicano, desde la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara y ahora Tijuana.

Aeroméxico recordó que fue la primera aerolínea en volar a Cancún en 1971, cuando apenas se comenzaba a desarrollar el destino