• Camarena destacó el éxito de la “nueva sangre latina” que tiene en lo más alto a los cantantes mexicanos y de Latinoamérica
  • El tenor se presentará en la Alhóndiga de Granaditas para la clausura del Festival Internacional Cervantino

Estará acompañado por la soprano mexicana Karen Gardeazabal y la Orquesta Filarmónica de Acapulco

Con un programa variopinto, lleno de música mexicana y contemporánea, Javier Camarena, Karen Gardeazabal y la Orquesta Filarmónica de Acapulco, bajo la batuta de Eduardo Álvarez y con Iván López Reynoso como director invitado, cerrarán las actividades del Festival Internacional Cervantino en su edición número 47.

El concierto programado para el domingo 27 de octubre a las 20:00 horas en la Alhóndiga de Granaditas, está pensado en la reafirmación de la identidad mexicana y la exploración de la música que alimenta la cultura popular en nuestro país.

Así lo dieron a conocer en rueda de prensa Mariana Aymerich, directora del Cervantino; el afamado tenor Javier Camarena y la soprano Karen Gardeazabal.

Javier Camarena señaló que lo más importante que le ha pasado es presentarse en Guanajuato y en el Cervantino por los recuerdos que guarda cuando estudiaba en estas tierras. “Hay un dicho que dice: uno siempre vuelve a los lugares donde amó la vida, y es cierto. Hay mucho amor aquí en Guanajuato”.

Sobre el concierto, el tenor originario de Veracruz señaló que se trata de una presentación donde la Orquesta Filarmónica de Acapulco, la solista Karen Gardeazabal y él mismo, pensaron en la identidad mexicana y en su valoración en el mundo, con una selección de canciones que van desde Danzón número 2 de Márquez hasta las canciones de María Grever y José Alfredo Jiménez. Asimismo, contarán con un homenaje póstumo a José José e incluirán música caribeña como bachata.

ClaudiaReyes/ArchivofotoFIC2019

Sobre el día Mundial de la Ópera señaló que es un motivo de celebración, no sólo para los artistas, sino para los profesionales de la construcción de los escenarios, el staff técnico, los libretistas, los directores, los músicos que día a día están dedicados a este trabajo.

Por otro lado, ante el clima de transformación que se vive en el país, Camarena señaló: “Yo creo que lo que nos toca a nosotros como artistas es seguir trabajando y demostrar que la madera de la que están hechos los mexicanos es muy valiosa y que siempre hay opciones para realizarte. A través del ejemplo de lucha, de trabajo y constancia, que pueda hacer cambios en la conciencia de la gente”.

Camarena destacó el éxito de la “nueva sangre latina” que tiene en lo más alto a los cantantes mexicanos y de Latinoamérica. “El decir que tenemos sangre latina tiene mucho sentido para mí porque estamos muy enfocados a cantarle al amor que duele. Sabemos esta parte del amor pasional, del amor entregado, del amor que duele, entonces hay mucho de eso en la interpretación, en la forma de expresar, y de decir las cosas a la hora de cantar. Yo creo que ese es uno de los grandes plus que tenemos”.

Por su parte la soprano Karen Gardeazabal destacó que “la mujer mexicana es muy valorada en los teatros de ópera”, nombrando a María Fernanda Castillo, María Katzarava y Rebeca Olvera, mujeres que le han abierto las puertas a su carrera como cantante de ópera.

Después de 19 días de fiesta, el 47 Festival Internacional Cervantino cerrará el 27 de octubre a las 8 de la noche en la Alhóndiga de Granaditas con este recorrido musical por el orgullo mexicano.