“Orgullo 41: Ser es resistir”, es la consigna que este año llevo la 41 Marcha del Orgullo Gay en México. Casualmente, el número de aniversario coincide con un suceso que no muchos mexicanos conocen, “El Baile de los 41”, que representa la primera acción de rechazo en contra de esta comunidad.

Aunque con menor grado de violencia, “El Baile de los 41” en México fue un antecedente que, lo mismo que los sucesos de Stonewall en Nueva York, buscaba exhibir y señalar a las personas con preferencias no heterosexuales, solo que muchos años antes: en 1901, durante el Porfiriato.

En noviembre de ese año, policías irrumpieron en una casa, donde se celebraba un baile en que había hombres bailando con otros hombres algunos vestidos de mujer-, algo escandaloso y penoso para la época, por lo que arrestaron a los presentes, excepto que cuenta la leyenda que, uno de ellos fue exento de los castigos (encarcelamiento y barrer la vía pública vestidos de mujer) y borrado de la lista, por ser yerno de Porfirio Díaz (declaraciones iniciales informaban habían habido 42 detenidos).

Así, aunque en México, la primera marcha de este tipo ocurrió en junio de 1978, en el marco del aniversario 10 del movimiento estudiantil de 1968, los sentimientos de rechazo databan de mucho antes y en la actualidad, el grupo sigue en la búsqueda de respeto e igualdad, solo que es necesaria mayor apertura por parte de todos los sectores sociales y económicos.

El arte y cultura, un recinto para la comunidad LGBTTTI
“En México, desde la década de los 80, esta comunidad encontró en el campo del arte y la cultura, un lugar en el cual podían sentirse cómodos, no juzgados, con libertad para expresar sus ideas, temores y emociones. El Museo Universitario del Chopo fue cuna de múltiples colectivos artísticos, por ejemplo”, comenta Stella Aguirre, fundadora y CEO de Audiciones Latinas, plataforma mexicana que busca aumentar las oportunidades de empleo para artistas profesionales.

“Tratando de avanzar en la inclusión, es que trabajamos en el ámbito cultural y artístico; ya que hoy por hoy, al menos el 45% de los más de 40 mil usuarios de este marketplace de talento artístico, se identifica con alguna preferencia LGBTTTI, y eso significa que son una fuerza laboral numerosa, consistente, que se prepara constantemente para mejorar sus condiciones de vida, la de sus familias y eso, a final de cuentas, beneficia al país”, opinó Aguirre.
Cabe anotar que, la Encuesta Nacional sobre Homofobia y Mundo Laboral en México, por ejemplo, asegura que 35% de los participantes han sido discriminados en el lugar de trabajo por su orientación sexual, “de modo que, más allá de que algunas empresas se consideren simpatizantes de este movimiento, por mejorar su imagen o aumentar sus ventas, es necesario se involucren en políticas reales que cobijen al movimiento, desde lo económico”, señala la también actriz.

Para ilustrar la importante contribución de la comunidad LGBTTTI en el quehacer artístico y cultural, la creadora de Audiciones Latinas mencionó algunas de las figuras de habla hispana que, han fortalecido su talento, luego de mostrarse al mundo como mejor les acomoda:

Alejandra Bogue. Actriz teatral mexicana, conductora y vedette transexual. Durante los 90 destacó por sus papeles teatrales y especialmente en 2010, estuvo en la versión teatral mexicana de la cinta Todo sobre mi madre de Pedro Almodóvar, con el personaje del transexual Agrado.
Felicia Garza. Cantante y compositora mexicana cuya carrera arrancó ganando un OTI y continuó en la escena musical escribiendo temas para Luis Miguel. Ella esperó pacientemente para hacer pública su verdadera identidad (2014) y con 79 años de edad, asegura pasa por uno de los mejores
momentos de su vida.
Jacqueline Arizmendi “Libertad”. También de nacionalidad mexicana, la actriz cambió de sexo en 2004, sin que ello afectara a su trabajo, pues consiguió varios papeles en la pantalla chica y como conductora.
Karla Sofía Gascón. Actriz española que era conocida como Carlos Gascón y participó como “Peter” en el filme Nosotros los Nobles. Antes de su transformación, declaró haber sentido gran temor de enfrentarse a la sociedad con su verdadero “yo”, en 2018.