Durante miles de años, las personas se han reunido a celebrar a través de distintas ceremonias, la unión entre dos personas que comienzan un matrimonio. Dicha celebración que se comparte y se festeja en compañía de familiares y amigos, ha ido creciendo y modificándose con el paso de los años. 

Para comprender la importancia que representa la industria de las bodas dentro de la sociedad en la actualidad, es necesario conocer sus orígenes. Tras la Primera Guerra Mundial, las bodas formales fueron ganando terreno entre las clases medias. Las novias se dieron cuenta que necesitaban ayuda para coordinar todos los preparativos relacionados al evento, como buscar el recinto, el banquete, diseño de las flores e invitaciones, el vestido, entre otros, y fue así como en el año 1919 nació el oficio como asesor de bodas. Conforme han transcurrido los años, nuevos elementos, tradiciones y negocios se han sumado a formar parte de la industria de las bodas. 

Según el Inegi, en México, de forma anual se llevan a cabo alrededor de 600 mil enlaces matrimoniales. Seis de cada 10 mexicanos que trabajan están casados. El 0.3% del total, corresponden a matrimonios legales entre personas del mismo sexo, los cuales presentan un crecimiento en la Ciudad de México del 153%. El público específico de las bodas, en su mayoría, son principiantes en el consumo de productos y servicios con relación al evento. De acuerdo con Tina Hoang, fundadora del ciclo WeddingSpot.com, este ciclo dura en promedio entre 9 y 12 meses. Para conseguir experiencias inolvidables de su boda, el 16% de las parejas buscan un experto organizador de bodas que les ayude con el proceso. 

Las empresas que ofrecen sus servicios o productos a la producción de bodas han aportado de forma creciente a la industria. En México, el mercado de las bodas tiene un valor de casi cinco millones de dólares. Según la Profeco, el gasto promedio en una boda va de los 80,000 a los 440,000 pesos mexicanos, con un aumento anual. Tan sólo en el Distrito Federal se celebran más de 70,000 bodas al año. El mercado ha crecido mucho debido a la especialización y profesionalización de las compañías, siendo 90% de estas PyMEs. Es por lo que desde 1955 se ofrecen distintas certificaciones internacionales, capacitaciones y desarrollo profesional, networking y nuevos negocios para aportar a la industria

Como parte de los PyME que contribuyen a la economía en México, en los últimos cuatro años, Local Trendy ha generado un crecimiento del 175% en los empleos que genera, con un parámetro anual de aproximadamente 600 eventos por año. Esto les permite tener la capacidad de cubrir eventos de hasta 1000 persona, el doble en números del promedio actual. 

Traduciendo el trabajo realizado en un resultado, el incremento en ventas estimado es de un 200% mayor al año de inicio. Su mobiliario comenzó con cuatro líneas, convirtiéndose hoy en día a 23. La demanda que se presenta ante la empresa les permitió inaugurar una sucursal en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. 

El crecimiento interno, la aportación a la filiación de empleo y su aumento en oferta, posicionan a Local Trendy, con la dirección general de Zaira Zepeda, como un caso de éxito en el mercado y la industria de las bodas. 

Para el futuro de las bodas, lo principal y aspecto fundamental será analizar las nuevas tendencias para conquistar a los novios y a sus invitados. Es una necesidad considerar el crecimiento que el mercado presenta, tomar en cuenta el pasado de las tradiciones relacionadas, y tomar las oportunidades para formar parte esta industria exitosa desde hace 100 años.