Por Liliana Olivares, Adulting.

Ser adulto nunca ha sido fácil. Pero ser adulto millennial, vaya que está complicado. El 28% de millennials experimenta ansiedad financiera de manera constante, según un estudio publicado de Northwestern Mutual en 2017. Nuestra generación, más allá de amar los frapuccinos y ser gluten free, tiene un panorama económico realmente sombrío. Somos más educados que las generaciones pasadas, gastamos mucho más y somos más. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los millennials son la generación más numerosa en la historia de México sumando alrededor de 30 millones, es decir que, representamos el 24.9% de los mexicanos. 

Somos el motor de la economía, pero, ¿cómo es que llegamos a una dieta de atún en lata y a compartir departamento con 4 roomies? Adulting, una metodología de planeación financiera hecha pensando en las problemáticas específicas de los millennials, tiene la respuesta.

1. Los millennials debemos mucho y sabemos muy poco  

De acuerdo al estudio Millennials & Financial Literacy, The Struggle with Personal Finance, publicado por Price Waterhouse Coopers (PWC), sólo 24% de los millennials demostró tener conocimiento básico en materia financiera. 

De modo que no es sorpresa que 56%  de los Millennials afirmar llegar sin nada de dinero al final de cada mes, esto de acuerdo al el estudio  Estudio “Cultura financiera de los jóvenes en México” realizado por Banamex-UNAM en el 2014. Lo anterior sin duda ayuda a explicar porqué el 81% de los millennials tiene una deuda a largo plazo, según el estudio de PWC. 

Con todo esto en mente, es sencillo entender por qué para nuestra generación el éxito financiero, más que ganar mucho dinero o tener una casa enorme con alberca, simplemente significa lograr vivir sin deudas.

2. No hay muchas oportunidades laborales y las que hay no pagan tan bien

Alrededor de 948 mil jóvenes mexicanos entre 20 y 34 años no tienen empleo (encuesta ENOE del INEGI) y el 66% de este número son jóvenes bastante preparados, que cuentan con educación media superior y superior. 

¿Y qué pasa con los Millennials que sí tienen empleo? Pues sólo un 13% de ellos gana más de 12 mil pesos mensuales, y únicamente el 4.4% supera esta cifra. Lo que nos lleva al siguiente dato… 

3. Comprar una casa resulta extremadamente complicado 

Si bien 94% de los millennials encuestados por HSBC para su estudio “Más allá de los ladrillos. El significado del hogar”, desean comprar un inmuebles en los siguientes 5 años, el 66% de ellos señalan que necesitan un mejor salario para lograrlo. 

4. ¿Y qué pasará cuando envejezcamos? 

La cosa no parece ponerse mejor, en especial porque la mayoría de los millennials no le da prioridad al ahorro para su retiro. El Estudio “Cultura financiera de los jóvenes en México, señala que  el 61% de los millennials considerados (de 15 a 29 años) declara que nunca ha pensado en ahorrar para su retiro. 

Todo lo anterior pinta una panorama sombrío, sin embargo no define a nuestra generación. Recordemos que también los millennials somos la generación más caritativa, la más educada, la más incluyente y para el 2025 seremos 75% de la fuerza laboral.  Así que si podemos cambiar el mundo, ¿por qué no empezar a cambiar nuestras finanzas?

¿El primer paso? Aprender a gastar. Sí, a gastar. Siempre hablamos del ahorro, pero como las dietas la restricción no es la respuesta. Para comenzar a tomar control de nuestras finanzas, debemos  aprender a gastar adecuadamente, de acuerdo a nuestros ingresos y sin sacrificar nuestros sueños. Adulting es tomar el control de tus finanzas.