“La novela narra una historia de amor entre dos hombres, dejando entrever las heridas de toda una generación de homosexuales que no saben conciliar la libertad con el amor”, señaló Alejandro Brauer, autor de la obra presentada ayer en la Casa Universitaria del Libro. “Se denuncian las heridas de generaciones de hombres homosexuales que, por haber nacido en épocas castigadoras y discriminantes, terminaron convencidos de que la vida en pareja, la convivencia marital, las apuestas por una vida juntos, eran y son experiencias que no les toca vivir. En cambio, generan vínculos neuróticos, relaciones mezquinas, y laberintos que resultan las verdaderas fronteras entre el amar y el ser amado”.

Brauer, psicólogo y filósofo de formación, ha dedicado su vida profesional a la inclusión social de diversos colectivos típicamente discriminados; ahora, en el marco del mes del Pride, presentó una pieza de literatura contemporánea que, a través de una historia de amor, pone de relieve las grandes problemáticas y retos que aún enfrenta el colectivo gay: Libertad interna y externa.

Con frases como, “también aprendió que la palabra ‘amor’, se pronuncia en la primera persona del plural: Nosotros”, Brauer nos conduce, a través de su novela, por un recorrido narrativo en el que muestra de manera cruda y a la vez nítida, lo ineludible de todo duelo: la angustia, y mantiene al lector comprometido con la trama de una relación tan intensa que resulta imposible.

“Esta novela logra dibujar personajes, situaciones y escenarios, mediante los cuales podremos llegar a comprender todos -también los heterosexuales- un poco más y mejor la bestial naturaleza del amor”, compartió el crítico literario, Carlos Mencer. “Es una preciosa narración en situación de duelo; Un relato de orfebrería sobre la falta y el goce, sobre el lugar axial que tienen en nuestra vida aquellas piezas que sólo se definen por su ausencia”, indicó por su parte el historiador y escritor, Mario Rufer.

Convencido de poder, querer y desear seguir escribiendo, “El Amor no Basta” se convierte en el punto de partida de Alejandro Brauer como escritor. En este sentido, cabe destacar la importancia de celebrar acontecimientos como la publicación de una primera novela por parte de editoriales dispuestas a apostar y dar a conocer a autores nuevos, ese es el caso de Editorial Zetina, compañera de avatares de Brauer y “El Amor no basta”.