Según datos del Inegi, existen cerca de 20 millones de mexicanos entre los 20 y 29 años de edad que aún viven con sus padres. De este universo, aproximadamente la mitad tiene en su mente la idea de independizarse, pero solo unos cuantos lo logra por cuestiones económicas.

Aunque muchos jóvenes comienzan la etapa de los 20 integrándose a la vida laboral, no es sino hasta después de los 25 años cuando alcanzan una solidez financiera que les permita comenzar la búsqueda de departamentos en renta en la CDMX.

De acuerdo con los datos arrojados en el Índice de Costo de Vida de Numbeo, organización que estudia el costo de vida de los países alrededor del mundo, la Ciudad de México está situada entre los 90 lugares más baratos para vivir. Este costo de vida contempla factores como transporte, servicios, rentas, alimentos, entre otros aspectos que hacen de la vida cotidiana.

Si estás pensando en emprender el vuelo para buscar tu propio nido, es necesario que vayas contemplando los gastos que tendrás que cubrir en esta etapa de tu vida. Aquí te presentamos una pequeña guía para que tu independencia inicie con el pie derecho:

  • Roomies o solo: Esta es de las primeras cosas a decidir, ya que de ella dependerá el gasto que vayas a realizar. Al vivir solo tendrás que enfrentar los costos de mudanza, depósito, aval, muebles, servicios y por supuesto la renta.
    Pero si decides compartir el espacio el desembolso puede reducirse hasta un 50%, lo que te permitirá elegir una mejor zona o invertir más en tus muebles o accesorios. Aunque resulta benéfico en lo económico, tener roomies pone a prueba tu capacidad de convivencia.
  • Muebles: toma en cuenta que al iniciar esta etapa lo harás sin nada o con pocas cosas, por lo que tendrás que invertir al menos en los muebles básicos para tu nuevo depa, y además contemplar los costos de transporte o mudanza de lo que quieras llevar de casa de tus papás. Te recomendamos dos alternativas en estos casos:
    – Los departamentos amueblados en renta en el DF te ahorrarán tiempo para conseguir cosas para tu nido.
    – Los muebles usados te permitirán decorar ese depa a tu gusto y sin gastar mucho.
  • Gastos inesperados: al vivir solo te darás cuenta de que siempre habrá algo en qué gastar, desde un tornillo o un foco hasta un afilador de cuchillos o una llave para el fregadero de la cocina. Aunque seguramente pagarás una cuota de mantenimiento general, habrá además composturas que tendrán que ir por tu cuenta. La recomendación en este caso es que consultes a los expertos que se anuncian en nuestro portal, así no tendrás que preocuparte por hacer arreglos o remodelaciones que no sabes ni por dónde empezar.
  • Despensa: Al salir de casa perderás los privilegios de disponer de la despensa que compran tus padres. Contar con lo indispensable del día a día como papel de baño, servilletas, artículos de limpieza, aseo personal y tener algo en el refrigerador ahora solo dependerá de ti y la administración de tus finanzas.

Date una vuelta por los anuncios de Segunda Mano, no solo te permitirá ver las opciones de departamentos, sino también de cualquier complemento que vayas necesitando al instalarte en el nido de tu independencia.