La forma de vida en las grandes ciudades está cambiando. Es cada vez más común que los espacios de las viviendas sean más reducidos, por lo que aspectos como la decoración e iluminación son vitales para evitar la sensación de claustrofobia.

La optimización de espacios va más allá de aprovechar al máximo cada rincón de la vivienda, implica también aprovechar las condiciones de la misma para hacerla lucir cómoda y abierta. Es por ello que David Pagán, líder de arquitectura y diseño para Lutron Electronics, comparte 6 consejos para iluminar espacios pequeños:

  • Utilizar una paleta de colores claros: Si bien es importante impregnar personalidad en un área, el uso de una paleta de colores claros brindará una sensación de apertura. Se pueden utilizar acentos en tonalidades más fuertes, siempre y cuando éstas no predominen por sobre la base clara.
  • Aprovechar las fuentes de luz natural: Tratar de maximizar el uso de la luz natural que entra en el espacio; utilizar cortinas de panel o que cuenten con sistemas de apertura completa. Seleccionar telas, colores y texturas ligeras para evitar la saturación de espacios. Otra opción puede ser colocar espejos decorativos frente a las ventanas, lo que reflejará la luz que naturalmente entra por ellas.
  • Utilizar lámparas que se adecuen a los espacios, idealmente luminarias empotradas al techo, esto ayudará a dar una sensación de mayor altura y profundidad. Evitar aquellas que son muy grandes o que tienen elementos que cuelgan de manera vertical. Es recomendable utilizar puntos de luz estratégicamente colocados en las paredes, esto reforzará la iluminación provista por las lámparas de techo sin restar espacio dentro del salón.
  • Elegir la temperatura de la luz adecuada (1800K a 5000K) para el propósito de cada espacio. Cuando vaya a comprar focos es importante leer las etiquetas. Un color de “luz de día” es típicamente frío. Para el hogar generalmente se usan luminarias con temperaturas cálidas que emulan a los focos incandescentes y halógenos. Es importante que, en los espacios de descanso, compartir y comer, la luz sea más cálida. Habitaciones secundarias como los baños y la cocina pueden llevar temperaturas de color que no sean tan cálidas.
  • Al escoger el sistema de control es importante entender que las opciones se dividen entre aquellos que son cableados o los inalámbricos. Los sistemas inalámbricos son ideales para departamentos o estructuras ya existentes donde no se pueden hacer cambios radicales a la obra. Es importante que la ubicación de los controles esté pensada para tener fácil acceso y que a su vez se complementen con botoneras para un eficaz control de la iluminación.
  • Las botoneras, cableadas o inalámbricas, permitirán configurar distintos ambientes para sacarle un mayor provecho a tu espacio y crear la iluminación perfecta para cada tipo de actividad.
  • Usar luminarias atenuables en vez de on/off. Las luminarias atenuables, en combinación con un dimmer permitirán adecuar la iluminación a las condiciones de luz de determinado espacio, además de fomentar el ahorro de energía al no requerir tener una luz encendida al 100% todo el tiempo. Idealmente, los dimmers tendrán la habilidad de funcionar con controles inalámbricos que permitirán el manejo desde cualquier parte del hogar. El control inalámbrico puede ser un teléfono móvil o un control remoto que pueda ser ubicado sobre una mesa o al lado de un mueble para fácil acceso.

A decir de David Pagan, estos trucos ayudarán a que un departamento o casa pequeña se sienta amplia y bien iluminada. El diseño y decoración puede contribuir o no al buen aprovechamiento de una habitación.