Reinsertar a jóvenes que hayan estado en conflicto con la ley, o que se encuentren en situación de riesgo, a través de un innovador modelo de negocio que consiste en un proceso de formación en el área gastronómica. Ese es el objetivo de un proyecto cabalmente triple hélice. Con Hope Truck,  al concluir su capacitación, los participantes podrán practicar durante un periodo de tres meses en un Food Truck para, una vez concluido,  pasar por un proceso de evaluación en el departamento de Recursos Humanos de Toks, que buscará colocarlos en diferentes empresas aliadas,

Y así, así de aterrizado es como se puede conseguir la reinserción social y laboral. Más allá de las palabras y los discursos.

Durante el lanzamiento del proyecto, en el que participan la Secretaría de Gobernación, a través de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana, Restaurantes Toks, los gobiernos estatales de Chiapas y Baja California, Asociaciones de la Sociedad Civil, Instituciones de Educación y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, Gustavo Pérez Berlanga, director de Responsabilidad Social de Restaurantes Toks, compartió “Pensemos: Si un joven adicto, que por situaciones diversas cayó en manos de la delincuencia, se incorpora a este programa, es un joven que tiene oportunidades. El impacto va más allá de brindar una oportunidad laboral, es además, proporcionar un ambiente más seguro en nuestro entorno”.

“Buscamos busca fomentar la corresponsabilidad social y contribuir a la reconstrucción del tejido social, dicha alianza, intentará mejorar la calidad de vida y el bienestar del ciudadano, a la par incentivar y fortalecer la participación del gobierno, la sociedad civil y la academia, así como promover y sensibilizar al sector privado a través de acciones con un respaldo en el desarrollo de modelos de prevención de la violencia e integración”.

La iniciativa surge de las acciones realizadas en el marco del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, el cual tiene por objetivo atender los factores de riesgo y de protección vinculados a la violencia y la delincuencia, así como incrementar la corresponsabilidad de la ciudadanía y actores sociales, mediante su participación y el desarrollo de competencias.

La estrategia tendrá una duración de 18 meses, a partir de su lanzamiento y atenderá a hombres y mujeres entre los 18 y 29 años. Se pretende que beneficie a 60 jóvenes en cada estado donde se implemente.

Este programa de reinserción se llevará a cabo en coordinación con los gobiernos estatales. Una vez identificados los jóvenes, se les aplicará una evaluación para saber si son candidatos idóneos. Su formación en el área gastronómica será otorgada por el Instituto de Capacitación y Vinculación Tecnológica del estado de Chiapas (Icatech) y por el Culinary Art School en Tijuana, Baja California.

A partir de esta etapa, los jóvenes recibirán  acompañamiento psicoemocional y capacitación en diferentes talleres, de acuerdo con sus intereses y habilidades personales; además, contarán con los beneficios de seguridad social, así como una compensación económica.

Se tiene previsto que el Hope Truck comience su fase piloto en los estados de Chiapas y Baja California, para poder replicar este tipo de esfuerzos de coparticipación ciudadana, en donde todos los actores involucrados busquen contribuir a un México más seguro, justo, incluyente, sustentable y socialmente responsable.