“Los recientes casos detectados en diferentes partes del país de carne de res contaminada con clembuterol es una llamada de atención para que la población cuide su alimentación de manera integral”, así ha compartido el chef Luis Aranda, pionero en el concepto de servicio de Chef a Domicilio en la Ciudad de México. “En México, comer saludablemente y llevar una dieta con alimentos libres de sustancias químicas cada vez se vuelve más difícil por lo que las personas deben contar con información suficiente que les permita elegir adecuadamente los alimentos de su dieta con una visión integral de lo que es saludable”.

“Todas las personas pueden comer con el estilo gourmet y de forma saludable, siempre cuidando el tipo de alimentos que adquiere”, señaló Aranda, puntal de la filosofía de “Un restaurante de gran lujo, en tu propia cocina: Tú solo disfruta”, “para las familias mexicanas que gustan de los sabores gourmet, es posible construir una dieta con este estilo, pero al mismo tiempo siempre privilegiando el balance y lo saludable”.

“Los casos de clembuterol que apenas conocimos en Aguascalientes y Zacatecas (donde algunas personas consumieron carne que fue tratada con esta sustancia) y los efectos en su salud por intoxicación, son alertas para que las familias estén muy atentas al tipo de carne que consumen, incluso las autoridades deben tomar nota”.

En México se desarrollan principalmente las ganaderías bovina, porcina, ovina, caprina, aviar, caballar y asnar. Según datos del Censo Agrícola y Forestal 2007, el país cuenta con alrededor de 1.13 millones de unidades de producción de ganado bovino y cerca de 60% de estas unidades tienen como actividad principal el desarrollo o engorda de bovinos.

El engorde de bovinos se realiza en México bajo tres sistemas de producción y desafortunadamente en alguna parte de este proceso, algunos han visto en la aplicación de clembuterol como una opción para la rapidez y elevar el volumen para aumentar ganancias pero sin darse cuenta del gran daño a la salud que provoca esta acción. Uno de los sistemas que se utilizan para el engorde es el del sistema extensivo toma ventaja de las condiciones naturales, utilizando grandes extensiones de pastizales. El peso y calidad de la carne son menores y los animales tardan en salir al mercado. Sin embargo, los costos de producción disminuyen en comparación con otros sistemas.

Pero el otro, el sistema intensivo mantiene al ganado en confinamiento (estabulación) y es alimentado con mezclas alimenticias especiales durante cierto periodo de tiempo. Bajo este sistema se ocupan superficies de terreno más pequeñas, y los animales obtienen mayor peso debido a que se encuentran confinados, con poca actividad física y con menor gasto energético.

“La carne que fue engordada con clembuterol no sólo es más dura, sino que tiene un color más oscuro y es por ello, que debería existir un etiquetado especial que indique en el supermercado que la carne que se está consumiendo está libre de clembuterol, siempre y cuando haya pasado por los procesos de vigilancia en los Rastros TIF que fueron supervisados bajo un control sanitario formal y confiable”, puntualizó Aranda.

El clembuterol es un medicamento que se utiliza para tratar el asma en humano y animales, pero prohibido en varios países, cuando el ser humano se intoxica por consumir carne contaminada con clembuterol presenta taquicardia, mareos, nerviosismo, dolores de cabeza y musculares.