“La temática de la edición de este año se ha centrado en premiar las iniciativas que construyen alianzas de impacto a través de la implementación de esfuerzos colaborativos multisectoriales, maximizando así el impacto de sus iniciativas”, destacó Kai Grunauer, director para América Latina del equipo de Philanthropy Services & Sustainable Investing de UBS. “Esto se debe a que las soluciones a los problemas más álgidos a los que se enfrenta hoy en día nuestra sociedad solo pueden ser resueltos a través de esfuerzos colaborativos y enfoques que impliquen la participación de actores de múltiples sectores, que contribuyan con habilidades y conocimientos complementarios”.

UBS, compañía del sector de servicios financieros globales, y Ashoka, organización que impulsa el emprendimiento e innovación social, anunciaron que este año dos proyectos son los ganadores de la catorceava edición del “Visionaris–Premio UBS al emprendedor social”, ya que ambos han tenido éxito en la implementación de esfuerzos colaborativos multisectoriales, maximizando así el impacto de sus iniciativas.

  • Peter Bloom de Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias, que trabaja para dar acceso a las comunidades aisladas a los servicios de celular de bajo costo, administrado por las comunidades mismas.
  • Edgar Martínez González de Biodent / Sonrisas Sin Fronteras, SAPI, que provee educación y acceso a la salud dental a personas de bajos recursos con la más avanzada tecnología a bajo costo.

Este año, el premio recibió 62 aplicaciones. En este sentido, Dominik Unger, Global Market Head Wealth Management para México en UBS AG, señaló que “Visionaris es uno de los pilares de nuestra plataforma filantrópica en América Latina. A través de él queremos que UBS sea, no solamente un intermediario financiero, sino también un intermediario en capital e ideas, tendiendo un puente entre programas innovadores de cambio social y las personas que tienen los fondos para apoyarlos”.

Además de los proyectos, Édgar Martínez (de Biodent) y Peter Bloom (de Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias), que resultaron ganadores de la edición de este año y obtuvieron un premio de 626 mil pesos cada uno, Mary Delano de México Tierra de Amaranto y Juan José Consejo del INSO fueron finalistas y recibieron un reconocimiento de más de 178 mil pesos, así como la oportunidad de participar en un seminario sobre relaciones con potenciales inversores sociales, evaluación de impacto y presentación efectiva de su proyecto. El objetivo es brindar una oportunidad para que los emprendedores extiendan su red de contactos y conozcan potenciales donantes, lo cual es un aspecto no-económico del premio que también debe ser considerado.

Por otra parte, María José Céspedes, directora de Ashoka para México, América Central y el Caribe comentó: “En el ambiente que estamos viviendo hoy en día es más que nunca necesario apoyar a emprendedores sociales, ya que ellos son los que tienen las soluciones que contribuyen de manera decisiva al cambio social. Junto con UBS impulsamos la creación de condiciones para que cada individuo cuente con las habilidades, conocimientos y herramientas en emprendimiento e innovación social para convertirse en agente de cambio”.