El pasado 11 de julio se llevó a cabo en la Ciudad de México la conferencia “Las huellas de nuestra familia”, impartida por Enric Corbera, fundador del método Bioneuroemoción, con el fin de ayudar a las personas a detectar todos aquellos factores que están afectando su calidad de vida y en consecuencia, tomar decisiones mucho más eficaces.

Para Enric Corbera, los conflictos emocionales que vivimos, son historias que se repiten de nuestros ancestros, sin siquiera saberlo. “Es muy importante comprender y tomar conciencia de para qué se están viviendo ciertas situaciones y no sólo tomarlas como un castigo divino, sino entenderlas y comprenderlas, ya que la información y las resonancias heredadas no se han recibido para sufrir, sino para trascender”, señaló.

“Si el universo existe porque alguien lo puede observar, la vida está regida también por la observación, por lo tanto así es como se deben vivir las experiencias de la vida. Lo primero que sugiere hacer, es tomar conciencia de que uno no ve las cosas como son, sino que solo ve una interpretación de estas”.

 Esto explica su afirmación de que “no atraemos aquello que queremos o deseamos, atraemos lo que somos”. “En definitiva, atraemos a nuestras vidas personas que resuenan con la información de nuestro inconsciente”, abundó Corbera.

Todo lo que sucede en la vida tiene un origen y un sentido, Bruce H. Lipton, doctor en Biología, comentó que durante el periodo formativo que comprende desde la gestación hasta los seis años de edad, adquirimos los programas que darán forma a nuestra vida, observado y escuchando a nuestros primeros maestros, nuestros padres. “Estos  no siempre son conscientes que lo que dicen y lo que hacen se graba continuamente en la mente inconsciente de sus hijos”, añadió  Corbera.

“La clave para el bienestar emocional, físico y mental radica en la calidad de las relaciones humanas. Ni dinero, ni lujos o cosas materiales. La sabiduría y la capacidad de la inteligencia emocional, es saber que el ser humano no puede controlar nada y que no se puede vivir una experiencia que no tenga que ver con uno mismo: Siempre estoy frente a mí mismo”.

Existe una resistencia a cambiar ya que no nos permitimos dejar de tener razón y siempre pensamos que el que tiene que cambiar es el individuo de enfrente. Si verdaderamente se quiere cambiar, lo único que se debe hacer es tomar conciencia, sin caer en los juegos de la culpabilidad. “La libertad emocional se extiende solamente hasta los límites de nuestra conciencia”, concluyó  Corbera.

Enric Corbera Institute, centro fundador de la Bioneuroemoción, está formado por un equipo de profesionales de diferentes disciplinas científicas y humanistas comprometidos con el desarrollo de una nueva visión del bienestar, acorde con la realidad actual del mundo. Actualmente, su formación está reconocida por la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Rosario y la Universidad Iberoamericana Torreón de México.